Descompensaciones musculares: ¿qué son y por qué se producen?

 

Descompensaciones musculares - Qué son y por qué se producen

 

Las descompensaciones musculares son uno de los fenómenos más frecuentes y recurrentes entre las personas que practican deporte. Es por ello que desde Eurofitness y como profesionales en el cuidado de tu salud queremos hablarte más de ello así como de los posibles remedios que puedes poner para paliarlos. Esperamos que te sea de ayuda y, al mismo tiempo, te recordamos que puedes encontrar entre nuestros profesionales monitores que te ayuden a conseguir mejores resultados en tus rutinas de entrenamiento.

¿Qué son las descompensaciones musculares?

Las descompensaciones musculares suponen un alto riesgo en relación a las lesiones cuando se realiza cualquier tipo de ejercicio. Se trata de la diferencia muscular que existe entre el tren superior y el tren inferior, y responde precisamente a la diferencia en el volumen de trabajo en cada uno de ellos. En efecto, las descompensaciones musculares son el resultado de un exceso de trabajo en una zona del cuerpo respecto a otra. Como hemos dicho, causan numerosos perjuicios y riesgos, entre los que se encuentra el incremento en la probabilidad de sufrir lesiones.

Estas descompensaciones musculares son muy frecuentes en algunos grupos de deportistas. Concretamente, suelen darse entre ciclistas, corredores y atletas de resistencia que, generalmente, se centran en un grupo muscular por encima de otro fruto de su esfuerzo deportivo.

¿Por qué se producen?

A continuación hablaremos de algunas de las causas más comunes por las que se producen las descompensaciones musculares. Como ves, existen algunas que son consecuencia de la propia actividad deportiva y, en otros casos, tienen como origen la propia carga genética de cada uno.

Descompensaciones musculares por falta de deporte

Esta es una de las causas más comunes. Se da entre quienes no practican deporte en absoluto y generalmente tienen una descompensación muscular entre los grupos musculares que más emplean y los que no emplean en absoluto. Suele darse, por ejemplo, entre los músculos del brazo y el resto del cuerpo.

Descompensaciones de origen genético

Como consecuencia de la genética también pueden producirse descompensaciones musculares. En efecto, como consecuencia de alguna hipertrofia o, en general, como consecuencia de algún desarrollo más intensivo de alguna parte del cuerpo en detrimento de otra o directamente porque una parte no puede ejercitarse a causa de males congénitos.

Descompensaciones musculares relacionadas con la actividad deportiva

Como hemos dicho, esta es la más frecuente y se da como consecuencia de trabajar en exceso una zona del cuerpo por encima del resto. De esa manera, se sobre entrena una zona del cuerpo en detrimento de otras. En otras ocasiones, se entrenan todas las zonas, aunque las descompensaciones musculares vienen de que no se trabajan de forma efectiva aquellos que quedan descompensados.

¿Cuáles son las descompensaciones musculares más comunes?

A continuación hablaremos de algunas de las descompensaciones musculares más comunes.

1.- Pie plano

Se trata de una descompensación muscular muy frecuente y que es causa de muchos de los problemas que sufren los deportistas en general. Esta genera un desequilibrio en todo el organismo que termina por derivar en otras lesiones, malestar o fatiga excesiva como consecuencia de una mala postura a la hora de hacer ejercicios tan simples como caminar. Se produce una sobrecarga en uno de los lados que termina por causar sobrecarga en los tejidos y dolor.

Termina por afectar a las articulaciones en general pero específicamente a rodillas y cadera. En muchas ocasiones también puede generar molestias en la espalda y en la zona lumbar.

2.- Caída pélvica

También conocida como desnivel pélvico, se debe a que el glúteo medio está descompensado y trae consigo un colapso de la cadera a la hora de hacer ejercicios tan básicos como correr o andar.

3.- Inclinación anterior de la pelvis

En este caso se produce una descompensación muscular de tipo mecánico que genera inestabilidad en toda la zona lumbar y pélvica. Suele generar a su vez numerosas descompensaciones musculares derivadas de ella. La razón está en que hay varios músculos involucrados en esta descompensación, por lo que debe tratarse y remediarse para evitar perjuicios mayores.

Cómo solucionar las descompensaciones musculares

Por último, queremos ofrecer una serie de consejos para solucionar las descompensaciones musculares.

Cambiar la técnica

En el caso de que haya una sección del cuerpo que esté descompensada respecto a la otra, lo recomendable consiste en seguir ejercitando las dos; sin embargo, recomendamos vigilar la técnica con la que se hace ejercicio en ellas. La razón es que si están descompensadas es muy probable que sea precisamente porque la técnica no está siendo correcta en uno de los lados.

En general, los músculos que son más fuertes (el que se conoce como avanzado) requiere de un estímulo mayor. En su defecto, el músculo que está rezagado requiere de un menor estímulo, por lo que en el caso de que se haga el mismo esfuerzo con ambos el rezagado terminará por desarrollarse más y, con el tiempo, terminar por desarrollarse igual que el adelantado.

Esperamos que este artículo te haya sido de ayuda: para lo demás, te recomendamos consultar nuestra red de gimnasios para conocer cuál es el tuyo. De esa manera, podrás ponerte en forma y cuidar de tu salud de la mano de los mejores profesionales.

 

Hazte socio. alta Online

La manera más fácil de hacerte socio de Eurofitness.
Hazte socio ahora on.line y disfruta de las ventajas exclusivas sólo para altas on.line.
Te lo ponemos fácil: seleccionas el Club, llenas los datos personales, arrecifes la oferta que más se ajuste a tus necesidades y haces el pago ¡!

1. Datos de contacto
2. Seleccionar opciones
3. Pago

Solicita tu invitación

Te invitamos a que disfrutes de Eurofitness. Rellena el formulario con tus datos y dispondrás de una invitación personal.

Género
Documento
Fecha de nacimiento

Formulario de contacto

Déjanos tus datos y contactaremos contigo.