Los beneficios de la natación residen en que ayuda a quemar grasas y calorías y a fortalecer el sistema cardiorrespiratorio. Además, al ser un deporte simétrico, promueve un desarrollo muscular armonioso, tonificando brazos, hombros, muslos, glúteos y abdominales.

La natación: el mejor ejercicio para la salud

La natación hace intervenir un gran número de músculos al mismo tiempo. De este modo, el entrenamiento se distribuye entre varios grupos musculares y produce una tonificación equilibrada y uniforme del cuerpo.

Por lo tanto, es un deporte completo que sirve para adelgazar, reafirmar y tonificar los tejidos. Además, el medio acuático permite practicar este deporte sin un esfuerzo excesivo para las articulaciones. Lo que hace que la natación sea una actividad adecuada, incluso para quienes sufren enfermedades articulares.

Permite la actividad cardiovascular

La natación, al igual que caminar, correr o montar en bicicleta, aumenta la frecuencia del pulso. Ello ayuda a aumentar la resistencia, por lo que también mejora la actividad del corazón y los pulmones.

Gracias al trabajo cardiovascular, aprendemos a respirar más saludablemente y a durar más tiempo en cualquier actividad diaria. Por ejemplo, tomar las escaleras nos costará menos esfuerzo.

La natación también nos ayuda a perder peso, precisamente porque es una actividad cardiovascular. Es útil para aquellos que quieren deshacerse de los kilos de más.

Muchas veces cuando se pierde peso es fácil perder también el tono muscular. Con la natación esto no ocurre, porque permite perder peso y tonificar el cuerpo al mismo tiempo.

Los beneficios de la natación en el tono muscular

En la natación intervienen numerosos grupos musculares. Algunos más que otros, dependiendo del estilo de natación (libre, braza, espalda, mariposa). Pero, en general, el cuerpo está llamado a activarse de la cabeza a los pies. La parte superior (brazos, hombros, espalda) es sin duda la más estresada, pero en la natación también intervienen los músculos de las piernas, los glúteos y, por supuesto, el núcleo, que, gracias a los abdominales, estabiliza el cuerpo en el agua durante el movimiento.

Obviamente, en la natación, el trabajo muscular no es de potencia, no generará hipertrofia, pero el trabajo de esfuerzo y resistencia ayudará a que los músculos sean más eficientes y reactivos. Por ello, la natación es una disciplina especialmente indicada en los periodos de recuperación y rehabilitación, ya que el trabajo en el agua reduce el impacto sobre las articulaciones. O como entrenamiento cruzado, una sesión de cardio que puede alternarse con otros deportes como el ciclismo, el running o combinarse con actividades de fitness y entrenamientos en el gimnasio, por ejemplo.

Es un ejercicio de bajo impacto

Si haces ejercicio aeróbico, caminas o levantas pesas, estás realizando actividades con un cierto impacto. Esto significa que puedes sufrir lesiones, lo que no ocurre con la natación.

Ya que en la natación el cuerpo está en contacto con el agua hace que sea un ejercicio de bajo impacto que solo es beneficioso. Si tienes un alto riesgo de sufrir lesiones, la natación es una buena opción para ti.

La natación es ideal para los que padecen dolor de espalda

Si tienes problemas de espalda, es probable que tu médico te haya recomendado la natación. Esto se debe a que es un deporte de bajo impacto que permite trabajar el tronco.

En el caso de la escoliosis, por ejemplo, la natación puede aliviar el dolor y evitar que las lesiones empeoren. Es, por tanto, un ejercicio indispensable en los casos de problemas de espalda.

La natación mejora la coordinación

Muchas personas no pueden coordinar bien sus movimientos corporales. Levantar la mano derecha y el pie izquierdo al mismo tiempo puede ser un problema. La natación puede ser útil para mejorar la coordinación.

La natación requiere coordinar no exclusivamente los brazos y las piernas, sino también la respiración. Puede parecer difícil al principio, pero con la práctica será más fácil.

Con el tiempo, y sin darte cuenta, serás capaz de coordinar los movimientos de tu cuerpo de forma correcta.

Los beneficios psicológicos de la natación

Los beneficios de la natación se aprecian tanto a nivel psicológico como físico. En primer lugar, como cualquier deporte de resistencia, la natación estimula la producción de endorfinas. Estas son sustancias que ayudan a mejorar el estado de ánimo y contribuyen a una sensación general de bienestar. Además, el agua es un elemento que por su propia naturaleza reduce el estrés e induce un estado de relajación; la flotabilidad y la temperatura relajan los músculos y la tensión, nadar bajo el agua nos aísla del mundo exterior y nos reconcilia con nuestros pensamientos, mientras que el sonido rítmico del agua ayuda tanto a la relajación como a la concentración.

Un consejo que siempre es válido: antes de lanzarte a la piscina y comenzar el entrenamiento de natación, pide consejo a tu médico y sométete a un examen médico deportivo. Si bien es cierto que los beneficios de la natación son muchos, también lo es que en presencia de ciertas patologías no es el deporte más adecuado.

Si quieres saber más sobre los beneficios de la natación, no dudes en comunicarte con nosotros en nuestra web.

Hazte socio. alta Online

La manera más fácil de hacerte socio de Eurofitness.
Hazte socio ahora on.line y disfruta de las ventajas exclusivas sólo para altas on.line.
Te lo ponemos fácil: seleccionas el Club, llenas los datos personales, arrecifes la oferta que más se ajuste a tus necesidades y haces el pago ¡!

1. Datos de contacto
2. Seleccionar opciones
3. Pago

Solicita tu invitación

Te invitamos a que disfrutes de Eurofitness. Rellena el formulario con tus datos y dispondrás de una invitación personal.

Género
Documento
Fecha de nacimiento

Formulario de contacto

Déjanos tus datos y contactaremos contigo.